La Suiza exclusiva: comentario a un artículo de opinión

Algo nos pasa

La Suiza exclusiva

Deia, por Susana M. OXINALDE, 26-04-2013

Una de las grandes ventajas de no pertenecer a un club es no tener que sentirte obligado a participar ni en sus decisiones ni en sus desgracias o alegrías. Suiza es ese país neutral que eleva la admiración y la desconfianza a partes iguales. Lo mismo te pasmas boquiabierto por sus altos niveles de PIB, sus ciudadanos civilizados y su turismo invernal de lujo que no termina de cuadrar que un país sepa hacer en la misma medida de maestría quesos, relojes y productos financieros. Suiza no quiere contaminarse de las hordas de ciudadanos en paro de la Europa de la tercera velocidad y cierra sus puertas durante un año a todo europeo que quiera trabajar intramuros pero recibe sin despeinarse al que llegue con los suficientes billetes bajo el brazo que le haga mantener su halo superior regado de secretos bancarios y paraísos fiscales.

El suizo es esa casta de ciudadano que no habla de dinero porque le sobra mientras pasea por los escaparates de la lujosa Bahnhofstrasse de Zúrich y degusta todos los contrastes del verde, conoce las infinitas categorías del praliné y fuma marihuana. Un país sin noticias, ni grandes acontecimientos y que, como el supuesto amigo que a nadie defiende de los ataques de los demás, no genera nunca confianza porque su silencio y neutralidad siempre expresan que jamás te defenderá a ti.

Suiza es ese lugar virtuoso y extraño que estando en todo el medio de Europa ha conseguido aislarse bajo esa premisa preventiva de no querer participar en un proyecto sin garantías, ese lugar con envidiables tasas de paro inferiores al 4% y que lo mismo si quieres ir te da un portazo que te ofrece una cálida bienvenida, siempre y cuando avises y tu falta de rentabilidad no te haga resultar un huésped inquietante.

Suiza no recibe personas, pero sí dinero, aunque sea de dudosa procedencia, sabedora de que si terminara Suiza tal y como la conocemos, un sofisticado diseño de belleza, calidad y hermetismo, más de un suizo tendría que hacer la maleta.

Suiza se blinda y en su neutralidad de país eternamente correcto ha conseguido sortear guerras mundiales desde el mismísimo cogollo, trabajar por su propio rendimiento con una cara de cemento armado escondida en sus cajas fuertes viviendo del dinero negro de toda Europa y vacunarse contra todos los demás. Aquellos que a partir de ahora pegarán la nariz al escaparate de las bombonerías exclusivas donde compran los ladrones de guante blanco.

COMENTARIO DE TEXTO

ORGANIZACIÓN DE IDEAS

Nos encontramos ante un artículo entresacado del periódico Deia. Se trata de un género de opinión, y ello lo podemos observar en la subjetividad empleada por la autora (Susana Oxinalde), un estilo muy personal en el que deja entrever cierta ironía y algo de crítica. Además analiza la situación con bastantes ejemplos mezclándolos con su opinión personal en todo momento.

El artículo consta de un titular, para a continuación comenzar a presentar la información y opinión de la autora.

Podemos dividir el texto en tres partes: una introducción (que correspondería al primer párrafo), en la que nos expone las características de este país neutral; un desarrollo (segundo, tercer y cuarto párrafo), en el que se amplía la información dada en la introducción (la forma de ser y de vida de los suizos y su interés por el dinero); y por último tendríamos una conclusión (el último párrafo) en la que la autora resume, reafirma su idea central y con su última frase lanza una advertencia directa a los lectores, haciéndoles reflexionar sobre el egoísmo de Suiza cada vez que les compran bombones.

TEMA

La neutralidad de Suiza con respecto a Europa y el aprovechamiento de la misma a la hora de recibir dinero de Europa.

RESUMEN

Suiza, un país que no es miembro de la Unión Europea y que mantiene una postura de neutralidad; goza de una gran riqueza cultural y económica gracias al dinero proveniente de Europa. Es un país que pasa inadvertido, pero que en el fondo encierra una oscura realidad: ese egoísmo por el dinero que hace desconfiar incluso de sus países vecinos.

COMENTARIO CRÍTICO

El contenido de este artículo se resume muy bien en su titular: La Suiza exclusiva. Es un artículo de actualidad y muy reciente. En él la autora nos hace conscientes de la riqueza y buen nivel de vida de Suiza, contrastando esa realidad suiza con la que se está viviendo en el resto de países europeos: una gran crisis económica y social. Parece ser que Suiza ha sido el país más listo, por no haberse integrado a la Unión Europea. Mientras que el resto de países se empobrece, Suiza va enriqueciéndose cada vez más.

Muchas personas europeas, como ricos empresarios, famosos deportistas y artistas de gran éxito, con el fin de no pagar impuestos en sus países de origen, tienen sus ingresos en los bancos suizos, sin ser residentes allí. Todo ese dinero lo pierden sus respectivos países y eso hace que Suiza siga enriqueciéndose. Además, muchos ladrones blanquean dinero de esta forma.

La palabra clave en todo este asunto es “egoísmo”. Por un lado Suiza no quiere “contagiarse “ de esta brutal crisis que sufren el resto de países europeos y no parece estar dispuesta a colaborar a pesar de todas las riquezas que obtienen últimamente. Pero Suiza ha de ser consciente que ese auge económico que están experimentando en la actualidad no será para siempre, y que en algún momento puede que ellos pasen también por otra crisis, y al no ser miembro de la Unión Europea no recibirá ayuda del resto de los países. Debería tratarse de un país más solidario: la solidaridad nos hace más humanos. Pienso que no hay nada más reconfortante que ayudar a los demás.

Por otro lado, muchos ladrones de distintos países se aprovechan de la situación utilizando los bancos suizos, haciendo a los que menos tienen cada vez más y más pobres. En España, por ejemplo durante estos últimos años son continuos los desahucios y los despidos. Muchas familias se quedan en la calle. Se trata de un panorama desolador y triste. Los ricos cada vez son más ricos, y el Estado siempre le quita a los que menos tienen. Los trabajadores cada vez cobran menos y pagan más impuestos, y la solidaridad es cada vez menor, por desgracia. Los jóvenes, parados, tienen que emigrar a otros países.

En momentos como estos, solo queda una única solución: ayudarnos los unos a los otros.

Anuncios

Un pensamiento en “La Suiza exclusiva: comentario a un artículo de opinión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s